Búsqueda personalizada

jueves, 23 de noviembre de 2006

1er RASTAFES 2006 Pamplona-Colombia

La comunidad rastafari de Colombia ha convocado desde lo cultural. A la edificación de la región nororiental como foco de pluralidad por parte de los sujetos y comunidades que la integran. Desde esta perspectiva, queremos ser reconocidos como sujetos activos de instauración cultural en el ámbito de lo público, tomando parte de los procesos culturales; este primer festival que realizamos proyecta congregar un grupo cultural que en los últimos años ha tomado fuerza en esta región. Queremos manifestarnos a través de expresiones culturales como la música, la plástica y la literatura espiritual.

Nuestras festival es un homenaje a Cristian Fonseca (1983-2006 Q.E.PD.) cariñosamente llamado ”Toto”, integrante de grupo Klaxon. Exposición de Arte y Fotografía “Tewaeldo”, e invitada especial EDELMIRA MASSA ZAPATA, conferencias: Rastafari colombiana siglo XXI, Rastafari, votos de unión mística con JAH, el Rasta, la libertad mental y proyección social, estas actividades en el Museo Casa Anzoátegui. Doclumentales experesones en piel de ëbano y como invitado especial COLECTIVO EXCUSADO Frekuensia Colombiana actividades que se realizarán el parque Agueda Gallardo, y terminaremos nuestro primer festival con un concierto en la Plazuela Almeida con grupos musicales como POPULION, LA REAL SHADEMIA entre otros.

IMPORTANTE, APOYA NUESTRA LABOR SOCIAL, TRAYENDO AL CONCIERTO ALIMENTOS NO PERECEDEROS, ROPA QUE NO USES O JUGUETES NO BÉLICOS, TODO SERÁ DONADO A LOS MÁS NECESITADOS.

1 comentario:

Casa Anzoátegui dijo...

El ambiente cálido de nuestra ciudad, acogiendo a los representantes de la comunidad Ratafai, después de un recorrido por las carreteras colombianas y vencidos por el cansancio del viaje, inician esta actividad en la ciudad, que muchas expectativas ha despertado. La calidez y sencillez de Edelmira, y fascinada por el contexto de nuestra ciudad, nos deja perplejos con su plasticidad, como dice Rosario Montaña es su escrito refiriéndose a ella “sus temas tan diversos, siempre tienen la esperanza de lo originario, nos ofrece los árboles nocturnos, observadores y viajantes de lo cotidiano”; ello nos recuerda y no evoca en su medida a nuestras raíces, el valor de la misma cotidianidad, a la búsqueda constante de ser mejores cada día y sentirnos orgullosos de lo que hacemos. Raíces, la exposición que Luisa Lemus a denominado como el contraste de los opuestos “La verdad, nadie sabe que es lo opuesto, en un mundo donde la raza es pecado, pensar es ignorancia, crecer como ser es imposible porque cada día se cortan las alas. Jah permite, hay que buscarlo. Hay que crecer siempre como árbol, desde la raíz, hay que cuidarlo o mejor cuidarlos…. Porque el jamás abandona, el solo guía.”

El público en general joven, en su mayoría estudiantes de la Universidad de Pamplona, interesados en este primer festival, tan diversos como la obra de Edelmira, ellos y ellas con rostros hermosos, como los recuerdos que llevamos dentro de nuestra alma, como las mismas vivencias de nuestra cotidianidad, algunos curiosos por conocer sobre esta filosofía Rasta hizo que las conferencias fueran llenas de muchas inquietudes, que fueros resueltas por los conferencistas, que con su sabiduría nos recuerda a nuestros ancestros resolviendo las dudas de e inquietudes de sus jóvenes en las malokas, así, se sintió el ambiente en el museo esa noche llena de alma africana de donde se origina esta filosofía religiosa, rastafari.

Y al finalizar el día, se oyeron en el horizonte los acordes musicales del reguee, esta manifestación musical que identifica a esta comunidad, los grupos como Tas Johannen, Populion, Lo que Diga el Dedo, Voodooo Souljahs, La Real Skadema, Inity Omega Vibración , y por supuesto Klaxon, al cual se le rendía un homenaje póstumo a Cristian Fonseca (q.e.p.d.), integrante de este último grupo, con acordes y tanta energía que el lugar vibraba en todo el ambiente, como si los señores de la naturaleza, los dueños de la tierra de hubiesen reunido esa noche en Pamplona para dejarla cargada de una energía especial; en el contexto general el primer festival rastafest culminó con un éxito rotundo, especialmente para aquellos que se sintieron identificados con su pensamiento e ideología, dejando en el aire pamplonés un aire de muchas inquietudes, especialmente para aquellas que les es difícil romper con ciertos paradigmas.