Búsqueda personalizada

miércoles, 6 de agosto de 2008

Un Año Decisivo 1819

" Bolivar y Santander con el Ejército Libertador después del triunfo de Boyacá"
Ca. 1910, Óleo sobre tela, firmado abajo a la izquierda "Fransisco de la P. Álvarez V"; Museo Nacional de Colombia

7 de agosto de 1819 BATALLA DE BOYACÁ

A lo largo de 1819 se desarrollaron acontecimientos en la historia política y militar de la revolución granadina que condujeron a la desaparición del virreinato y la proclamación de una república en el extremo norte de Suramérica. Podemos distinguir cuatro aspectos en el desarrollo de la ofensiva anticolonial: La consolidación política y militar de la provincia de Casanare, especialmente a partir de la llegada de Francisco de Paula Santander como jefe supremo para la organización de esa provincia, la instalación del Congreso de Angostura en el territorio libre de Guayana, por medio del cual comenzaron a sentarse las bases de una organización y administración políticas del país que nacería; la decisión de invadir la Nueva Granada, cruzando los Andes desde los llanos de Casanare, y con un ejercito de granadinos, venezolanos e ingleses al mando de Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander y José Antonio Anzoategui; Y, finalmente, a partir del 7 de agosto, el comienzo de una nueva administración, afirmada de un poder ejecutivo ejercido por el presidente Bolívar y el vicepresidente Santander, y un poder legislativo representado por el Congreso de Angostura que, a finales de 1819, proclamaría la creación de la República de Colombia, constituida por la Capitanía de Venezuela y el Virreinato de la Nueva Granada, base de un proyecto estratégico para la liberación de los terroristas americanos en poder de España.

El cruce de los Andes Bolívar había salido de Mantecal el 25 de mayo en compañía de Carlos Soublette, José Antonio Anzoategui, Ambrosio Plaza, Jaime Rook, Leonardo Infante y Juan José Rondon, entre otros jefes de regimiento y escuadrones; para el 12 de junio, se encontraban en el cuartel de Santander, en Tame. Existía pleno convencimiento de que los recursos en hombres, dinero, elementos para la guerra en Nueva Granada y era indispensable si se quería la liberación de Venezuela; y al mismo tiempo, si Morillo perdía el territorio, sé vería privado de sus abastecimientos para la guerra y debilitado en la Capitanía de Venezuela. Morillo por su parte, había presentado poco tiempo atrás un desalentador informe al Ministro de Guerra español, en el que exponía la creciente debilidad y aislamiento de las tropas y autoridades coloniales, así como el avance de los revolucionarios, apoyados por soldados ingleses, corsarios antillanos y aventureros franceses, en medio de los cuales también participaban intereses estadounidenses. Pero quizás lo más importante de esta ofensiva revolucionaria eran los puntos y regiones desde donde operaban y donde atacaban.

La repentina aparición del Ejército Libertador y sus rápidos e imprevistos movimientos llenaron de confusión al Ejército Español que había destacado el virrey Samano y que mandaba como comandante en jefe, el general Barreiro piensa que no podrá contener en la llanura de Tunja al ejército patriota y trata de retirarse para refugiarse en Bogotá y defender la capital, pero Bolívar no le daba tiempo para efectuar sus propósitos y le corta el avance a las 2 de la tarde del día 7 de agosto, interceptándolo en el puente de Boyacá.

El Batallón Cazadores, de la vanguardia patriota, desplegó una compañía en guerrilla y con el resto de sus columnas atacó a los Cazadores Realistas, y los obligó a retirarse precipitadamente hacia un paredón, de donde fueron también desalojados; luego, los rebeldes pasaron el puente y ocuparon posiciones del otro lado para impedir el paso del enemigo, mientras la infantería de Santander efectuaba el descenso y la caballería marchaba con resolución por el camino.Mientras Santander impedía que el general Barreiro con el grueso de sus fuerzas pasara el puente, el coronel Anzoátegui recibía órdenes de atacar el ala derecha y el centro del Ejército Realista.La capacidad de Anzoátegui y su arrojo personal brillaron una vez más, y con sus lanceros envolvió a la infantería enemiga, ocupándoles todas sus piezas de artillería. La caballería realista se puso en fuga siendo alcanzada y sableada sin misericordia. La jornada terminó con cargas a la bayoneta del Batallón Guías, que completó la victoria.Todo el ejército enemigo quedo en poder de Bolívar; el general en jefe de los españoles, Barreiro, fue capturado por el soldado Raúl Martínez en pleno campo de batalla, mientras 1600 soldados, con todo su equipo caía en manos de los diversos cuerpos patriotas.El general Soublette, jefe de Estado Mayor del Ejército Libertador, dio cuenta de que 2000 soldados del ejército patriota aplastaron a más de 3000 realistas, destacando en el parte oficial de la batalla, fechado el día 8 de agosto en Venta Quemada": Nada es comparable a la intrepidez con que el señor general Anzoátegui, a la cabeza de dos batallones y un escuadrón de caballería, atacó, hirió y rindió al cuerpo principal del enemigo."El resultado de la batalla fue la completa independencia de Nueva Granada y el decreto posterior del Congreso de Angostura, de unificar Venezuela y Nueva Granada en un solo Estado que tomaría el nombre de Colombia en homenaje al descubridor Colón.Luego Bolívar dispuso la convocatoria para una Asamblea Constituyente en Rosario de Cúcuta, para sentar las bases institucionales de la Gran Colombia y lanzar al mundo los principios de la unidad americana que años atrás había prometido a Nariño y a Camilo Torres(Publicado en "Juventud Rebelde", el 6 de agosto de 1971).